¿A dónde va el dinero de tu alquiler? #infografia

A dónde va el dinero de tu alquiler

¿A dónde va el dinero de tu alquiler? #infografia

¿Te has preguntado a dónde va el dinero de tu alquiler?, ¿por qué aumenta la renta? Son muchas las variables que intervienen en este cálculo y en citymax-ant.com te las damos a conocer. Si estás buscando casas en alquiler en Antigua Guatemala tienes que tener claro este punto para no llevarte sorpresas.

¿Por qué sube el precio de la renta?

El costo de alquiler de una vivienda suele aumentar cada año o al finalizar el contrato vigente. La decisión de incrementar la renta no siempre se debe al mero interés del propietario. Sino que este se ve obligado para asumir gastos relacionados con la vivienda, además de la inflación.

Reparaciones mayores, impuestos, seguros, pagos de hipoteca… Todas estas son algunas de las variables que afectan el precio del alquiler. A veces los incrementos se concretan sin que el inquilino vea un cambio real en la vivienda, lo mismo sucede con el aumento de renta local comercial.

Por eso es necesario entender esos factores para negociar el precio. Esto, en caso que no haya quedado estipulado en el contrato el porcentaje que se aumentará al alquiler. Hay que entender que el propietario quiere mantener a sus inquilinos satisfechos, pero hay aumentos que son necesarios.

Si vas a alquilar un apartamento o casa, lee con atención para entender hacia dónde va lo que pagas en renta.

¿A dónde va el dinero de tu alquiler?

cómo se calcula el aumento anual de la renta
Para entender cómo se calcula el aumento anual de la renta y qué hay detrás de los aumentos, desglosemos qué hace el arrendatario con este dinero.

El casero tiene compromisos mensuales que cumplir para poder garantizarte el alquiler de la vivienda. Uno de ellos es el pago de la hipoteca, en caso de que la tuviera.

La cuota de la hipoteca puede ser mayor dependiendo del tipo y tamaño de la vivienda. La zona en la que se encuentre y las condiciones que haya establecido la entidad. Si, además, el arrendatario es propietario de una unidad multifamiliar o una comunidad en alquiler, la hipoteca será bastante elevada. No es de extrañar entonces que la mayor parte del pago de la renta esté destinado al pago de la hipoteca.

Los impuestos sobre la propiedad son otro compromiso ineludible que corre por cuenta del propietario. Si estas cargas aumentan incidirán en el próximo aumento de la renta de la casa en Antigua Guatemala. También hay casos en los que se debe pagar personal de mantenimiento y seguridad. Estos son frecuentes en edificios y comunidades cerradas. Corren de la mano del propietario si no se ha acordado algo distinto.

El pago de servicios básicos como agua y electricidad por lo general están a cargo de los inquilinos. Cuando estos servicios están relacionados con áreas comunes la responsabilidad sería del arrendatario. Hay que dejar claro en el contrato quién se hará cargo de estos pagos.

Seguro de vivienda

Tener un seguro de vivienda es importante para proteger el inmueble y lo que hay dentro. Si bien el inquilino puede adquirir una póliza que cubra sus pertenencias, lo más probable es que el propietario también tenga una.

Este tipo de pólizas aumenta con frecuencia, por lo tanto afectará el precio de la renta.

Reserva y costos de mantenimiento

Cualquier inmueble sufre deterioros y necesita ciertas reparaciones con frecuencia. Cuando se trata de casas alquiladas este tema es delicado y hay que tenerlo muy claro. Los daños que sean responsabilidad del inquilino, debe ser este quien se haga cargo de repararlos. Si el dueño asume la reparación, tiene el derecho de cargar el costo al arrendador. Este caso se pagaría como un cargo, extra, mas no como un aumento fijo en la renta.

Sin embargo, los mantenimientos rutinarios a cargo del propietario, sí pueden incidir en la renta. Además, se deben prever gastos inesperados. Para ello, el arrendatario debe tener una reserva que utilizará para las reparaciones mayores.

Estos pueden incluir reparaciones en el techo, daño de tuberías rotas, entre muchos otros. Hacerle mantenimiento a la casa es crucial para mantener el valor. Además los cuidados necesarios también se hacen reformas que, al mejorar el estilo de vida del inquilino, inciden en el precio de la renta.

Tecnología y amenidades

Si en la comunidad se han agregado amenidades con las que no se contaba antes, esto podría aumentar el alquiler. Por ejemplo, que se haya instalado una piscina nueva, canchas deportivas, parques o áreas de recreación.

Esto no quiere decir que el propietario tenga libertad de aumentar todo lo que quiera. Si en el contrato se ha acordado que se aumentará el 10 % anual a la renta, se debe cumplir con ese tope.

En el caso de los servicios como el Internet o la televisión por cable, sucede lo mismo que con los básicos. Si el inquilino corre con estos gastos, no deben afectar la renta. No obstante, si están incluidos en la renta, incidirán en el alquiler cuando aumento su costo.

Ganancias y otros posibles gastos

Si el propietario se dedica al alquiler de viviendas, deberá asumir una serie de gastos administrativos. Como por ejemplo, tramites de permisos o compra de papelería, marketing, entre otros. Esto no se da en todos los casos, pero es un factor a considerar cuando se alquila en unidades multifamiliares que pertenece a un mismo dueño.

Y, por último, no se puede dejar a un lado la ganancia del propietario. Se entiende que alquilar una casa o apartamento es un negocio. No todo lo que se cobre de renta será para cubrir gastos, el propietario espera obtener una ganancia de ello.

Las ganancias se pueden invertir en la misma propiedad o adquisición de nuevas unidades para expandir su negocio, entre otras formas.

¿Quieres alquilar una casa en Antigua Guatemala a buen precio? En CityMax Real Estate tenemos un catálogo de propiedades disponibles y asesores que te ayudarán a encontrar la mejor opción para ti. Ponte en contacto con nosotros y encuentra la casa que buscas.

Cuánto puede aumentar un alquiler por año

De acuerdo con la ley de inquilinato vigente en Guatemala hay derecho de libre contratación en los inmuebles que se construyeron después de noviembre de 1960. Esto significa que el arrendador y el inquilino tienen la libertad de negociar el precio del alquiler y de cuánto serán los aumentos. Esto es válido tanto para viviendas como para locales comerciales.

Es recomendable que antes de firmar el contrato de alquiler las partes lleguen a un acuerdo sobre el porcentaje de los aumentos. Sobre todo si el inquilino piensa quedarse varios años en la propiedad.  Al hacer esto se está protegiendo de los cambios que pueda haber en el mercado. Por ejemplo, si se fija, como mencionamos, el incremento de 10 % anual, el arrendador no se podrá exceder. Aunque el valor del alquiler en el mercado haya subido.

Esto es una manera de garantizar un precio de renta que esté al alcance del inquilino. Podrás notar la diferencia si comparas el monto de la renta con los precios actuales en viviendas similares. Si no estás de acuerdo con el aumento que plantea el arrendador, al buscar una nueva casa te puedes encontrar con precios aún más altos. Por eso la negociación y dejar todo claro en el contrato son tan importantes.

Protegiendo los intereses del inquilino y el arrendatario

La única manera de cubrirse las espaldas en un alquiler es dejar todo por escrito. Antes de comprometerse discutan un aumento fijo. De esta manera, si el propietario quiere excederse en el aumento de la renta, el arrendatario puede defender su posición en una instancia legal.

También hay que dejar sentado quién estará a cargo de las reparaciones y mejoras en el inmueble. Y cómo estas incidirán el precio de la renta. Si el inquilino queda autorizado para hacer modificaciones mayores en la casa, ¿a cargo de quién corren estas? ¿Del arrendatario o el propietario? ¿Se exonerará el pago de alguna mensualidad para que se invierta en alguna modificación?

¿Puede bajar el precio del alquiler?

Es posible que los precios del alquiler en la zona donde vives bajen en lugar de subir. ¿Qué pasa con el monto de tu renta entonces? Puedes considerar solicitar una rebaja al dueño de la propiedad.

Pedir una rebaja del alquiler requiere que conozcas bien el contrato, cuáles son tus derechos y deberes. Además, tienes que investigar por qué están bajando los precios en otras casas y si el motivo también afecta a la propiedad donde vives.

Antes de hablar con el propietario busca una alternativa, esto convencerá al dueño que tu petición es seria. La negociación debe hacer siempre con respeto, plantea tus argumentos con educación. El propietario no está obligado a hacer una rebaja, pero si sabes negociar puedes llegar a convencerlo.

Ya conoces a dónde va el dinero de tu alquiler. Con esta información comprenderás mejor por qué tienes que pagar el monto de la renta que fijó el propietario y a qué se deben los aumentos. Cuéntanos tu opinión en los comentarios.

A dónde va el dinero de tu alquiler #infografia

Fuente infografía

No hay comentarios

Publica una respuesta